Make your own free website on Tripod.com
 

 

 

 

 

 

 
Info General Página inicial Servicios 

 

Catálogo General La luna roja Mataburros            FairPlay                   Lo siniestro        Archer x Archer Muerte & Fútbol Thrillers al Sur Otras rutas Ofertón     Mundial '78   Menú General Sherlock Holmes  DT del Proceso   En el camino     Edipo en Noticias El Caso D     Rubén Derlis Pierro-Tangos

 

BIBLIOSports Raspaud          River-Boca

 

Otras bases      Deporte y Cs.Soc. 

 

Ordenar CDs  Cómo hacerlo 

 

Bajadas 
Lector .PDF 
Player RealAudio 

 

E-Mail  

 

  

 

  

 

 

 

Pagineo    Principio Página 
Home 

 

* Presencia de nuestra cultura y nuestra lengua en Internet *

 

Nira Etchenique

Dibujo original de Josefina Robirosa para la primera edición del poemario. Clic y baja la edición electrónica zipeada.

La reaparición de Diez y Punto con sostén electrónico no es más que la recuperación de un clásico para que pueda acceder a él no sólo otro tipo de público, sino un público que con los tiempos que corren jamás hubiera podido tener acceso a él. Pero que nadie busqueda revelaciones estruendosas. O detalles escabrosos. Es nada más -y nada menos- que una historia de amor. A todo o nada. A dar y a recibir. Como si el mundo se fuera acabar o ya se hubiera acabado. Y no ocurre en la virtualidad o el vacío: el escenario real es Buenos Aires. Un marco con una visión desusada, poco frecuente, como la historia de amor misma y como no podía ser de otra manera. Si se cliquea la delicada ilustración que la artista plástica Josefina Robirosa realizara para la tapa de la primera edición se va a poder acceder a la bajada gratis de la edición del libro, cuya tapa, que incluyes los amarillos y la erosión del tiempo, es la misma de entonces.

 

Tapa del LP de vinilo editado con los poemas dichos por la autor y el fueye de Rodolfo Mederos. Con un clic sobre el facsímil el poema final, el undécimo, el punto final y la definición, la conclusión de todo.

Este reprocesamiento a formato .PDF es consecuencia de la digitalización realizada por Producciones Matus, cuya tapa del 33 rpm se reproduce un poco más arriba. Las improvisaciones en bandoneón de Rodolfo Mederos fueron hechas en la cocina del departamento de planta baja de Río de Janeiro casi esquina Díaz Velez que por entonces ocupaba la autora y el responsable de la producción y edición del disco no fue otro que Manuel Matus, El Negro Matus, el mismo que años antes había arribado a Buenos Aires junto a Armando Tejada Gómez, que musicalizara sus primeros poemas, los cantara y los popularizara, una misión en que no tardó en tomar la posta la que era entonces su mujer, menudita y flacuchenta, embarazada del único hijo que tuvieron, una mestra primaria tucumana que no tardaría en dar que hablar e instalarse para siempre en el imaginario y la mitología colectiva mucho más allá de comprovincianos y compatriotas: Mercedes Sosa.

En un esfuerzo conjunto con Ediciones BP, se procedió a la digitalización de todo el material sonoro del LP original, más un casete que estaba arrumbado en la biblioteca de la escritora, donde habían sobrevivido cuatro tangos consecuencia de la musicalización de otros tantos poemas de Tempestad es la palabra, otro poemario aparecido un poco después de Diez y Punto, a cargo del pianista Sebastián Britos. Por aquel entonces habían montado un espectáculo literario-musical, con la misma Nira Etchenique en escena, y los cuatro temas sobrevivieron cantados por Alberto Vega. Una obvia actualización de ella misma, hoy, mirando la obra y el tiempo transcurrido, aquellas circunstancias y estas otras, sirven de introducción a un CD de audio donde se intercalaron sonidos de Buenos Aires, la otra, la necesaria e imprescindible otra que tiene que ver en toda historia de amor verdadera, y los tangos mencionados. Un segundo CD es un multimedia montado como si fuera un sitio de la red, toda la biobiliografía de la autora, los temas, fotos, cada uno de los poemas recitados como entonces, un videoclip de Buenos Aires y hasta el tango que a ella más le gusta por encima de muchos otros a los que también tiene de cabecera. A estos ejemplares es posible adquirirlos en el Cafe Margot, Boedo esquina San Ignacio, a dos cuadras de San Juan y Boedo, todos los sábados al mediodía, en el puestito que BAIRES Popular tiene puesto con muchos de sus otros materiales, fotos de época, periódicos culturales, pines, informes sobre la identidad ciudadana y mucho más

Declarado lugar histórico por el Gobierno de la Ciudad, recién cumplido su primer centenario, el Margot de noche. Todos los sábados al mediodía, no importa la temperatura, la lluvia o los huracanas tropicales, ahí, justo sobre el ventanal luminoso que da a Boedo, los CDs de Nira Etchenique y cantidad de materiales culturales más. Es el reducto de BAIRES Popular, Ediciones BP, Papeles de Boedo, los cuadernos Informes del Sur, etc. Clic y se manda directo al sitio que tienen en la WWW.

La actual edición electrónica de Diez y Punto conserva los poemas tal cual, sin las sucesivas correcciones a que la autora los fue sometiendo, sobre todo cuando daba recitales en público y que anotaba a mano sobre las carillas dactilografiadas que lejos de haberlas abandonado, en agosto del 2004 seguía garrapateando para corregir su segunda novela. El motivo que la llevó a tomar esta decisión, teniendo la oportunidad de ofrecer aquella primera y estas versiones, con sólo alteraciones parciales, fue que mayoriamente sus lectores le llegaron a reclamar que para ellos Diez y Punto había sido, era y será el primero. La vigencia es hoy comprobable porque si aquella primera versión impresa literalmente estalló sobre las postreras repercusiones de una relación pasional entre dos personajes notoriamente públicos, bastante lejos por cierto del cholulaje y lo mediático en términos actuales, la variada suerte de sus protagonistas ha dejado sólo el poemario y la perdurabilidad de lo literario. También, para los que gustan de otros lecturas, aparece muy claramente la radiografía de toda una época, las relaciones sociales imperantes, los valores vigentes y la monumental, atroz presencia de La Otra: "No, no", insiste todavía hoy Nira. "No es la historia de un amor tanguero. Es cierto que por ahí se dice drogados de Gardel y de Rivero, pero si bien como cualquier amor es universal y el amor ocurre en cualquier lugar del mundo, en todo momento, no es menos cierto que se trata de una historia que sólo puede haber sucedido en aquel Buenos Aires." ¿Todavía más? 

 La autora, en la actualidad, leyendo otros poemas en uno de los otros tantos recitales. Clic sobre la imagen y la voz de Alberto Vega, con el piano del compositor Sebastián Britos, hacen escuchar Réquiem para Discépolo del espectáculo literario-musical Tiempo de tangos y tempestad.